Cómo Hacer un Scalp Fundamentalmente en el Mercado de Divisas Forex

Aunque el análisis técnico es esencial para las operaciones de divisas -especialmente para fijar entradas y salidas (Entries and Exits)- no es suficiente para crear un plan de juego de operaciones completo. El sentimiento del mercado de divisas es dirigido principalmente por las noticias económicas y geopolíticas del día.

A los participantes clave del mercado de divisas -las multinacionales de la lista Fortune 500, los bancos centrales del mundo, fondos protegidos (Hedge Funds) multimillonarios y los más importantes bancos de inversiones que les proporcionan sus servicios- no les interesa si hay un doble tope (Double Top) en el par EUR/JPY en los anuncios que se hacen cada hora. En lugar de esto, ellos formulan sus operaciones analizando las más recientes noticias económicas y eventos geopolíticos, al igual que los últimos pronunciamientos hechos por las autoridades monetarias del G-7. Por consiguiente, la manera apropiada de aproximarse al mercado de divisas puede ser resumida de la siguiente forma: activar (Trigger) fundamentalmente, entrar y salir técnicamente.

La regla popular del mercado establece que los operadores que quieran operar fundamentalmente, deberían escoger un lapso de tiempo más largo que incluya tablas diarias o, incluso, semanales. Aquellos operadores que quieran operar en un lapso de tiempo menor (por ejemplo, tablas por horas) deberían dirigir su atención estrictamente hacia los arreglos técnicos (Technical Setups). Al igual que la mayoría del conocimiento convencional sobre el mercado de divisas, este consejo no podría estar más equivocado.

Para los efectos de este artículo, definiremos el scalp (o scalping) en el mercado de divisas como la acción de utilizar lapsos de tiempo a corto plazo (normalmente tablas por horas o incluso menores) para llevar a cabo operaciones con objetivos (Targets) y órdenes de venta (Stops) de una longitud aproximada de 20 o 30 puntos. Hacer un scalp fundamental del mercado de divisas no solo es posible, sino que los operadores minoristas (Retail Traders) tienen, de hecho, una ventaja significativa por encima de los jugadores más grandes del mercado en lo que respecta a la ejecución de sus operaciones.

Las noticias macroeconómicas mueven el mercado.

Uno de los mejores aspectos del mercado de divisas es que opera basándose en noticias macroeconómicas que son transparentes, imposibles de inventar y fácilmente accesibles para todos los participantes de mercado al mismo tiempo. Las noticias clave que mueven el mercado de divisas son las que presentan información económica gubernamental, tales que las más recientes estadísticas de empleo, tasas de crecimiento del PIB (GDP), reportes de balance de operaciones (Trade Balance Reports), análisis sobre la inflación y anuncios sobre las tasas de interés. Estos reportes normalmente son publicados cada mes y pueden ser revisados en calendarios económicos como los publicados en Daily FX y en FXStreet.com.

La publicación de esta información no solo es planeada con mucha antelación, sino que también es reportada de forma inmediata a través de una variedad de fuentes de noticias incluyendo Bloomberg, Reuters, Dow Jones y CNBC, lo que la hace universalmente accesible. Los operadores no tienen la necesidad de conocer el contrato secreto que Intel pudo haber negociado o el nuevo súper producto nuevo que una compañía como Apple acaba de diseñar en sus laboratorios de Cupertino, California.

En el mercado de divisas la información económica de los encabezados en realidad si mueve los mercados, y los operadores de divisas pueden sacar provecho de esto. Lo que es más importante es que los operadores individuales normalmente tienen una ventaja decidida al reaccionar ante las noticias más rápidamente que los participantes de grandes corporaciones o hedge funds.

Los operadores minoristas pueden reaccionar rápidamente.

Siendo el mercado financiero con mayor liquidez en el mundo, el mercado de divisas opera casi $2 billones USD en volumen cada día (en abril del 2004, el Banco de Pagos Internacionales -BIS, por sus siglas en inglés- reportó que el mercado de divisas operaba $1.9 billones USD al día). La mayoría de los intermediarios minoristas (Retail Brokers) proveerán una liquidez de hasta $20 millones USD, lo que significa que le permitirán a cualquier operador comprar hasta $20 millones de un par de divisas al precio de compra actual (Current Ask) o vender la misma cantidad al precio de venta actual (Present Bid). Este tamaño de operación puede alojar el 99% de todas las órdenes minoristas (Retail Orders), facilitándole a los operadores el abrir una posición rápidamente, sin afectar el mercado.

No obstante, los grandes jugadores que estén interesados en llevar a cabo operaciones con un valor de cientos de millones o, incluso, billones de dólares en una sola movida van a mover los mercados. Por consiguiente, al reaccionar rápidamente, los operadores minoristas pueden tomar ventaja a los jugadores grandes y beneficiarse de cualquier impulso generado por ese orden de flujo (Order Flow). Las noticias económicas, ya sean favorables o no, pueden tardar varias horas en filtrarse completamente a través del mercado mientras los operadores se ajustan a la nueva información. Este tipo de lapso de tiempo le ofrece a los operadores minoristas astutos una gran oportunidad para sacar ventaja de la situación y hacer un scalp de ganancias a corto plazo, mientras la presión generada por los grandes jugadores mueve los precios en la dirección dictada por las noticias.

Cómo ocurren los mejores scalps fundamentales.

Si el scalping que se acciona debido a las situaciones (Event-driven Scalping) fuera tan simple como comprar buenas noticias y vender malas, todos los operadores de divisas serían desmesuradamente ricos. Claro está, lograr el éxito no es tan simple. Lo primero y más importante, es que los resultados económicos, buenos o malos, por sí mismos, usualmente no tienen importancia alguna para el mercado. Los mercados de divisas operan basados en las expectativas y la percepción. Por consiguiente, las comparaciones relativas son mucho más importantes que las absolutas.

Por ejemplo, imagine que los Estados Unidos reportaron un crecimiento trimestral del PIB del 5%, mientras la eurozona reportó resultados del PIB de solo 1.5%. A primera vista, parecería que el par EUR/USD debería tener un descenso, ya que los resultados de EEUU claramente muestran un crecimiento superior. Sin embrago, si el mercado esperaba cifras del PIB del 7% para los Estados Unidos y mediciones de solo 0.5% para la eurozona, podría ocurrir exactamente lo opuesto, ya que las noticias de la eurozona habrían excedido la expectativas, mientras los resultados de EEUU habrían sido insuficientes.

Sin embargo, jugar solamente al juego de las expectativas no es suficiente para crear operaciones rentables. Es en este punto donde los técnicos (Technicals) se convierten en una parte integral para lograr un arreglo fundamental exitoso. Los mejores y más rentables scalps fundamentales ocurren bajo condiciones técnicamente extremas. Estos arreglos de mayor probabilidad son creados cuando ocurre una sorpresa fundamental (Fundamental Surprise) favorable, bajo condiciones técnicamente sobrevendidas (Oversold) y viceversa. En ese momento, la divisa puede rebotar como una pelota de caucho contra el pavimento, mientras todos los participantes del mercado que tienen posiciones cortas se pelean para cubrir sus posiciones. La misma dinámica ocurre a la inversa. Si los precios están extremadamente sobrecomprados (Overbought) y las noticias fundamentales son negativas, la mayoría de los participantes del mercado se apresurarán a buscar una salida, creando una estampida de órdenes de venta que generará un movimiento fuerte nacido del impulso, el cual puede ser operado rentablemente.

Ejemplos.

En abril 6 del 2006, el euro estaba repuntando contra el dólar estadounidense, previo a la reunión mensual del Banco Central Europeo. Los rumores que corrían entre el personal encargado de las operaciones de divisas (FX Dealing Desks) decían que el BCE sorprendería al mercado al aumentar las tasas en 25 puntos básicos (Basis Points) hasta 2.75%. El par se había tornado técnicamente sobrecomprado, operando en las bandas superiores de Bollinger de las tablas por horas, mientras los operadores tomaban posiciones esperando las noticias. Cuando se hizo el anuncio de que las tasas permanecerían iguales (en 2.5%), los precios se alejaron, formando una vela roja (Red Candle) en las tablas por horas. Cuando esta se vio cerrada, un operador habría podido vender en corto (Short) en 1.2306 usando la oscilación superior (Swing High) de 1.2331 como su límite de orden de venta (Stop) y apuntándole al valor de la banda menor de Bollinger de 1.2250 como su ganancia.

Note que en esta situación el operador estaría utilizando técnicos para sus entradas, límites de orden de venta y salidas, mientras utiliza, a su vez, la información fundamental para activar la operación, razonando que la decepción del anuncio hecho por el BCE causaría un retroceso (Retrace) en el par. Un poco más entrada la mañana, el comentario ultra-dócil (Ultra-dovish) hecho por el jefe del BCE, Jean Paul Trichet, ayudó a hundir aún más el par; el operador de divisas habría salido de esta operación con una ganancia de 50 puntos en menos de una hora.

En abril 12 del 2006, las cifras de desempleo del Reino Unido decepcionaron seriamente a los operadores de divisas, al mostrar un incremento de 12.500, en vez de un incremento de 6.500 como mostraban las proyecciones del mercado.

Los precios para el par GBP/USD habían estado aumentando regularmente durante días, cuando el par sobrepasó el importante nivel de 1.7500. Los precios estaban claramente sobrecomprados, mientras el par operaba cerca de la banda superior de Bollinger. Un operador habría podido esperar, razonablemente, que las noticias activaran una liquidación, ya que el mercado habría tenido que reevaluar su opinión optimista con respecto a la economía británica. No obstante, si el operador se hubiera precipitado y hubiera vendido en corto el mercado inmediatamente, en lugar de esperar alguna confirmación técnica con respecto a la debilidad del precio, este habría tenido graves problemas. ¿Por qué? Porque en lugar de operar hacia abajo (Trading Lower), el par se habría disparado cuando quienes tenían una posición larga con respecto a la libra intentaron ignorar las noticias negativas e hicieron un último esfuerzo para lograr hacer repuntar los precios. Como resultado de esto, el operador que se precipitó habría alcanzado su orden de venta (Stopped Out), perdiendo 30 puntos solo para ver con consternación como, dos horas más tarde, la acción de precio (Price Action) finalmente se agotaba a sí misma y los hechos fundamentales empezaban a tener peso en el mercado. Por consiguiente, activar fundamentalmente pero accediendo sin una señal técnica sonora, puede perjudicar al operador de divisas.

Operar con divisas es un asunto multifacético que requiere tanto del conocimiento fundamental, como de la pericia técnica. Hacer scalping que se base en noticias económicas no solo es posible, sino que también puede ser altamente lucrativo; siempre y cuando el operador le preste atención a los técnicos al igual que los fundamentales. Al igual que cualquier otra empresa que valga la pena en la vida, no es fácil lograr hacer un scalping fundamental. Se requiere de tiempo y práctica para lograr aprender esta metodología, pero aquellos que son capaces de dominar esta aproximación al mercado de divisas, pueden disfrutar de éxito a largo plazo en este.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *