Operaciones Tipo Carry en el Mercado de Divisas Forex

Los valores de las divisas nunca permanecen iguales, y es gracias a esta dinámica que se dio el nacimiento de una de las más populares estrategias de operación de todos los tiempos, la operación tipo carry. Los operadores tipo carry no solo esperan ganar el diferencial de la tasa de interés (Interest Rate Differential) que hay entre las dos divisas, sino que también buscan que su posición aumente en valor. Han habido muchas oportunidades para tener grandes ganancias en el pasado. Vamos a observar algunos ejemplos históricos.

Entre el 2003 y el final del 2004, el par de divisas AUD/USD ofreció una diferencia de rentabilidad positiva (Positive Yield Spread) del 2.5%. Aunque esto pueda parecer muy pequeño, utilizando un apalancamiento de 10:1, la tasa de retorno sería del 25%. Durante ese mismo período de tiempo, el dólar australiano también repuntó desde los 56 centavos hasta cerrar en 80 centavos frente al dólar estadounidense, lo cual representa una valorización del 42% para este par de divisas. Esto significa que si usted hubiera estado en esta operación, como lo estuvieron muchos fondos protegidos (Hedge Funds), no solo habría ganado la rentabilidad positiva, sino que también habría tenido enormes ganancias de capital en su inversión subyacente.

La oportunidad para las operaciones de este tipo también se vio en el par USD/JPY en el 2005. Entre enero y diciembre de dicho año, la divisa repuntó desde 102 hasta llegar a un máximo de 121.40, antes de terminar en 117.80. Esto equivale a una valorización del 19%, lo que resultaba mucho más atractivo que la tasa de retorno de 2.9% mostrada por el índice S&P 500 durante ese mismo año. Adicionalmente, en ese momento, la diferencia (Spread) de la tasa de interés entre el dólar estadounidense y el yen japonés promediaba los 3.25%. Sin apalancamiento, esto significa que un operador habría podido tener ganancias de hasta el 22.25% durante el transcurso del año. Si a esto se le aplica un apalancamiento de 10:1, esta ganancia podría ser hasta del 220%.

El éxito de las operaciones tipo carry.

La oportunidad para las operaciones de este tipo también se vio en el par USD/JPY en el 2005. Entre enero y diciembre de dicho año, la divisa repuntó desde 102 hasta llegar a un máximo de 121.40, antes de terminar en 117.80. Esto equivale a una valorización del 19%, lo que resultaba mucho más atractivo que la tasa de retorno de 2.9% mostrada por el índice S&P 500 durante ese mismo año. Adicionalmente, en ese momento, la diferencia (Spread) de la tasa de interés entre el dólar estadounidense y el yen japonés promediaba los 3.25%. Sin apalancamiento, esto significa que un operador habría podido tener ganancias de hasta el 22.25% durante el transcurso del año. Si a esto se le aplica un apalancamiento de 10:1, esta ganancia podría ser hasta del 220%.El éxito de las operaciones tipo carry.

La clave para poder crear una estrategia de operación tipo carry exitosa no es solamente emparejar la divisa con la mayor tasa de interés con la de menor tasa. De hecho, la dirección de la diferencia es mucho más importante que la diferencia absoluta. Para que las operaciones tipos carry funcionen mejor, se necesita comprar largo (Be Long) una divisa con una tasa de interés que se encuentre en proceso de expansión en contra de una divisa con una tasa de interés estacionaria o en contracción. Esta dinámica puede darse si el banco central del país en el cual usted tiene una posición larga está interesado en aumentar las tasas de interés o si el banco central del país en el cual usted tiene una posición corta está interesado en reducirlas.

En el ya mencionado ejemplo del par USD/JPY, entre 2005 y 2006, la Reserva Federal de los Estados Unidos estaba aumentando las tasa de interés de forma agresiva de 2.25% en enero a 4.25%, un incremento de 200 puntos básicos. Durante ese mismo período de tiempo, el Banco del Japón fue paciente y dejó sus tasas de interés en cero. Por consiguiente, la diferencia entre las tasas de interés de Japón y EEUU creció de 2.25% (2.25% – 0) a 4.25% (4.25% – 0). Esto es lo que se conoce como una diferencia expansiva en la tasa de interés.

Lo importante, entonces, es escoger operaciones tipo carry que no solo se beneficien de una rentabilidad positiva creciente, sino que también tengan el potencial de aumentar su valor. Esto es importante ya que, de igual forma como la valorización de una divisa puede aumentar el valor de sus ganancias por las operaciones tipo carry, la depreciación de la misma podría eliminar todas estas ganancias e incluso generar algunas pérdidas.

Conociendo las tasas de interés.

Saber hacia dónde se dirigen las tasas de interés es importante en las operaciones de divisas y requiere una buena comprensión de la economía subyacente del país en cuestión. En términos generales, los países que tengan un buen desempeño, con fuertes tasas de crecimiento y con una inflación en aumento, probablemente aumentaran sus tasas de interés para calmar la inflación y controlar el crecimiento. En el otro extremo, los países que se enfrenten con condiciones económicas difíciles, que pueden ir desde una amplia disminución en la demanda hasta una total recesión, considerarán la posibilidad de disminuir las suyas.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *